Si alguna vez me suicido será en domingo. 
Es el día más desalentador, el más insulso. Quisiera quedarme en la cama hasta tarde, por lo menos hasta las nueve o las diez, pero a las seis y media me despierto solo y ya no puedo pegar los ojos. A veces pienso qué haré cuando toda mi vida sea domingo.

Puede que te interesen:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario